Los peligros de FaceApp

FaceApp es la aplicación de moda en estos momentos. Consiste en un algoritmo que te envejece la cara identificando cada parte de tu rostro.

Ya tuvo un gran impacto en 2017 cuando se presentó como una aplicación que te hacía parecerte a diferentes etnias cambiándote el tono de tu piel. El éxito que tuvo no duró más de un día, pues enseguida fue acusada de racista.

Aunque no es una aplicación nueva, en los últimos días se ha convertido en un fenómeno viral. Muchas personas han publicado en las redes sociales fotos de ellos mismos utilizando el filtro.

La aplicación del filtro apenas dura unos segundos y el resultado es gracioso. Esto explica el éxito tan rotundo que ha tenido. La red se está llenando de fotografías, pero tenemos que tener en cuenta que su uso nos puede dar algunos problemas.

En primer lugar el uso de esta aplicación requiere permitir el acceso de la misma a tu galería. Respecto a este aspecto nos deberíamos de preguntar si la privacidad del usuario puede estar en peligro. Si nos atenemos a los términos de uso de la aplicación, esta asegura que guarda todo el contenido generado por los usuarios, pero que no hace un uso comercial de la información ni lo vende a terceros sin el consentimiento previo del usuario. Además el acceso a este contenido también está permitido a aquellos que forman parte del mismo grupo de empresas o que se hayan convertido en afiliados.

Según la propia normativa de la app los usuarios le dan a FaceApp una «licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin royalties, totalmente pagada y con licencia transferible» para poder usar tus datos, distribuir y mostrar los resultados que se hayan obtenido.

Además la propia aplicación avisa en su normativa que, cuando publiques o compartas contenido, la información asociada como el nombre de usuario, ubicación o foto de perfil serán visibles para el público.

protección de datos

El segundo aspecto que más preocupando a la gente es la empresa que se encuentra detrás del desarrollo de esta aplicación: Wireless Lab, procedente de Rusia. Sin embargo, la firma se encuentra en Wilmington, según lo que indican las tiendas de aplicaciones. De todos modos en la página web se sigue indicando su procedencia rusa. Existe una gran ambigüedad con respecto a esto y la compañía no ha sido capaz de concretar qué pasaría si la compañía se disolviese o si se traspasase a otro lugar.

Según los expertos el problema principal de este tipo de aplicaciones es que al final le entregas demasiados datos personales. Además los términos de uso que te ofrece esta aplicación son muy genéricos, casi iguales a los que te ofrecen otras aplicaciones y no aparece nada relativo a la normativa de uso de datos actual regida por el Reglamento General de Protección de Datos.

El mayor riesgo lo encontramos en el hecho de no saber a quién le estamos dando acceso a nuestros datos personales. Además si la empresa en cuestión no te ofrece transparencia no te deberías de fiar. Sin embargo, muchos no hacen caso a nada de esto hasta que se produce una brecha de seguridad y su privacidad corre peligro. La gente no se preocupa de su privacidad hasta que la ve vulnerada.

Al final la aplicación no es tuya y no sabes adónde va tu imagen y qué hacen con la información que guardan sobre ti. Si quieres jugar con la aplicación hazlo mejor con una foto que no te preocupe que se haga pública.

El acceso a la normativa de la aplicación no es fácil para el usuario, haciendo que este se tenga que meter en la página web para para poder leérselo. Además se conoce que esta compañía comparte la información con empresas de diferentes países donde no se aplica el Reglamento General de Protección de Datos, normativa europea que vela por la seguridad de nuestra privacidad.

Desde MaserLegal queremos ayudarte a hacer frente a este tipo de situaciones en las que puedes ver vulnerada tu privacidad por un mal uso de tus datos.  No dudes en consultarnos si tienes alguna duda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *