201809.24
0

Las reclamaciones por el uso fraudulento de datos han aumentado con la implantación del RGPD

Desde que entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos la AEPD ha recibido un 33% más de reclamaciones. Un total de 3740 respecto al año anterior, en el que recibió 2799. Tanto asociaciones como usuarios y consumidores valoran de manera positiva este aumento.

El usuario tiene más control sobre sus datos

Las empresas tienen que informar sobre el uso de los datos personales de los usuarios así como el tiempo que los van a conservar, con quién los van a compartir y si serán transferidos o no fuera de la Unión Europea. Gracias al RGPD, las empresas se han concienciado más sobre la percepción y el respeto por los datos personales aunque todavía queda mucho por hacer.

No sería de extrañar que las reclamaciones aumenten en el futuro, ya que la concienciación hasta ahora era prácticamente nula.

La asociación de consumidores recibe las reclamaciones principalmente por usos fraudulentos de datos relacionados con falsa morosidad. Es decir, consumidores a los que se les incluye en ficheros de morosos por deudas falsas, llamadas o correos no deseados y filtración de datos.

Si aumentará el presupuesto, aumentará la protección

La agencia necesita aumentar el presupuesto para que pueda haber más inspectores y su funcionamiento sea más ágil, porque la mayoría de las irregularidades no se detectan. El RGPD ha actualizado la ley de 1990 que surgió en un continente sin redes sociales y con un uso de Internet mucho más limitado.

Cuando se aprobó la Ley Orgánica de Protección de Datos también ocurrió algo similar, porque también aumentaron las reclamaciones: de 2520 a 4049.


La Agencia está siendo activa en la concienciación y difusión de la nueva normativa con entidades públicas y privadas para que puedan conocer cómo cumplir con el reglamento. Además, también se está concienciando a los ciudadanos para que conozcan sus derechos.

Este reglamento, que entró en vigor hace tres meses, tiene ciertos márgenes en algunos aspectos para que los países de la Unión Europea adapten algunas cuestiones.

En España, el congreso está tramitando la transposición del reglamento al ordenamiento jurídico español que llegará en otoño, pero que contará con más de 300 enmiendas.